1ra Cadena 88.7 FM

Así es la situación del aborto en América Latina

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 15 junio, 2018

En este sentido, en Argentina la decisión todavía está en proceso de la votación del Senado, el cuál en su mayoría es conservador; 18 senadores se declararon abiertamente a favor, mientras otros 27 han hecho en contra, por lo que la despenalización del aborto podría complicarse. Hay 27 más que continúan indefinidos para la decisión que requiere 37 votos. <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="es"><p lang="es" dir="ltr">En Argentina se logró la media sanción para la despenalización del aborto, aún falta el Senado. La impresionante movilización nos llena de energía y esperanza para todas las mujeres de Latinoamérica. <a href="https://t.co/BWp24tr0Eg">pic.twitter.com/BWp24tr0Eg</a></p>— GIRE (@GIRE_mx) <a href="https://twitter.com/GIRE_mx/status/1007259475651321856?ref_src=twsrc%5Etfw">14 de junio de 2018</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> El contexto en Latinoamérica aún está en ciernes: El aborto en México es legal en todas las entidades para los casos de violación; en cada uno de los 32 estados que conforman esta República cuentan con un Código Penal, las causales varían en situaciones específicas como: malformaciones del producto, condición económica precaria, si el embarazo en la mujer representa un peligro para la mujer, entre otros factores. En este contexto, la Ciudad de México es la única entidad que permite un aborto de manera legal para cualquier mujer que desee interrumpir su embarazo de una manera segura. En 2007 se reformó el Código Penal, donde se estipula que el tiempo máximo para su interrupción es de 12 semanas. Para Brasil el aborto es legal únicamente cuando la madre pueda poner su vida en peligro a consecuencia del embarazo o porque es producto de una violación. Además, quien se practique un aborto, así como de quien lo asista, de manera ilegal puede pasar de uno a tres años en prisión, según el documento de la ONU titulado: "Condiciones del aborto: De Afganistán a Francia", donde se explicó que de 1 a 4 millones de mujeres practican un aborto al año. En Chile eran muy estrictos con el aborto y hace poco el Tribunal Constitucional dio aprobación para tres causales: la inviabilidad del feto, peligro de la vida de la mujer y violación. Uruguay, por su parte, reportó en 2014 el primer aniversario de la nueva legislación donde se autoriza el aborto en embarazos de 12 semanas y en casos de violación; dicho plazo se puede extender a las 14 semanas, donde el riesgo para la salud de la madre o del feto es inviable. Además, en su primer año de aprobación, se realizaron 6 mil 676 abortos y se registró una sola muerte: una mujer que realizó el procedimiento de manera ilegal y autoprovocado con agujas para tejer. Mientras que en Estados Unidos no se cuenta con una penalización por el aborto inducido, gracias a su sistema sanitario con centros especializados que permiten la interrupción del embarazo o centros de salud con métodos disponibles. Este tema ha estado en debate desde 1820. Las condiciones actuales del país devienen desde el 22 de enero de 1973 con el caso "Roe versus Wade", donde la Corte decidió que el aborto es un derecho fundamental garantizado por la Carta Magna, basándose en el derecho al respeto de la vida privada. En el caso de Venezuela, Naciones Unidas le ha pedido en varias ocasiones que amplíe su ley de aborto para evitar muertes en mujeres jóvenes, ya que su índice de mortalidad es muy elevado. La causa es que "El Comité está profundamente preocupado por que Venezuela tenga uno de los índices más altos de la región de embarazos de adolescentes y que muchos de ellos acaben en muerte materna". En este país el aborto es legal solo en casos de violación o incesto, lo que reduce drásticamente el derecho a decidir de las mujeres. Cuba es pionero en cuestión de acceso al aborto, ya que es tomado como una alternativa al método anticonceptivo y despenalizado en la isla desde 1936, por lo que tiene una gran tolerancia moral y social, lo que ha ayudado a que mujeres que viven una situación económica precaria, escasez de viviendas o insuficiencia de salarios, puedan decidir si quieren o no continuar con su gestación. Con información de News Week en Español

Source: Internacional