1ra Cadena 88.7 FM

“Esperanza” deja el albergue y se convierte en ejemplo de lucha

Autor: Radio Fórmula Querétaro

|

Fecha: 20 noviembre, 2020

La pandemia por el Covid-19, afectó a cientos de familias en Querétaro, muchos perdieron su empleo, su fuente de sustento y hasta sus viviendas, varias familias terminaron en las calles, durmiendo donde les caía la noche, de sus posesiones materiales no saben su paradero, “Esperanza”, es una de las mujeres que se encuentra en el albergue para personas en condición de calle en el Parque Alcanfores Norte, acudió a este lugar después de perder absolutamente todo.

“Ya no pagábamos la renta, nos venció, nos corrieron de ahí, nuestras cosas las encargamos con una persona que hasta ahorita no hemos ido a ver, llegamos a situación de calle, llegamos al albergue Yimpathí, ahí nos presionaban que solo eran tres días, que nos estaban corriendo ya, que no podíamos estar ahí, donde quiera nos quedábamos, llegó un momento que en el albergue ya no nos dejaron entrar, nos quedamos en la calle, dormíamos donde sea, mi niño, pues hubo gente buena que nos apoyó en la calle, nos daban galleta leche, lo que sea para el niño como fuera lo sosteníamos”.

Llegó el mes de mayo, y Esperanza llegó con su pequeño, de año y medio de edad, a las instalaciones de este albergue, porque ya no tenían nada que perder, en este lugar se sintieron protegidos, pero la depresión atacó a Esperanza.

“Llegamos aquí los dos, nos recibieron, al principio estábamos como con miedo y al mismo tiempo vergüenza de que nos podían ayudar aquí, después de dos o tres semanas empezamos a tener problemas, que llegó al extremo de separarnos, él se tuvo que ir, yo me deprimí, sentí que mi mundo se había acabado cuando él se fue, y el licenciado Marcos, Javier y la señora Adriana me canalizaron con una psicóloga para tratar mi separación hasta ahorita gracias a ellos he salido adelante he visto la vida diferente a como la vi antes de cuando él se fue”.

Con base en la ayuda que recibió, los talleres y la vinculación laboral que en este albergue se le proporciona a las personas, Esperanza ya logró ver la salida, por lo que ahora esta dispuesta a encarar el mundo, sus hijos, el bebé de dos años y el otro que está todavía en su vientre, son el impulso que ella necesita para irse a vivir a un lugar que puede llamar hogar.

“Tengo como seis meses de embarazo, pero no me impide allá afuera echarle ganas, en este lugar aprendí muchas cosas, me empezaron a dar talleres, empecé a ver y escuchar, no participaba, pero escuchaba y de esas pocas que yo escuché en talleres aprendí algo nuevo de que la vida hay que seguir y más porque tengo a mis hijos, son mis grandes motivos para seguir adelante y ahorita es echarle ganas”.

Con el apoyo de otra joven mujer que conoció en el mismo albergue es como Esperanza se dispone a enfrentar el mundo, para poder sacar adelante a sus dos pequeños.

Con información de: Oscar Aguilar